La Calzada del Gigante: Un destino mitológico

Calzada del Gigante

La Calzada del Gigante: Un destino ideal mitológico

La Calzada del Gigante es uno de esos lugares que cuesta creer que no ha sido construido por el hombre, pues son enteramente naturales.

Calzada del Gigante

Giant’s Causeway

Situado en la costa de Antrim (Irlanda del Norte) las columnas hexagonales adornan los acantilados de este emblemático lugar.

Descubierta en 1693, es patrimonio de la Humanidad desde 1986, y también Reserva Natural Nacional desde 1987.

Formadas hace 60 millones de años, cuando se comenzaron a separar los continentes de Europa y América. Esta ruptura vino acompañada por una gran cantidad de actividad volcánica.

Calzada del Gigante

Una de las muchas columnas

La lava fundida se vertía por las regiones de Irlanda del Norte y de Escocia, formando una de las mayores mesetas basálticas del mundo y la mayor de Europa.

Calzada del Gigante

Este basalto redujo su temperatura y su tamaño, en un proceso conjunto que determinó los tamaños de los cristales. Dichos cristales se fueron despiezando por el proceso de la glaciación y de la erosión que provoca el océano Atlántico

EFECTO ESCALONADO

En total hay más de 40mil columnas y la mayoría miden 1.80 metros de altura.

Están integradas en pilas de bloques de basalto con un grosor de 36 cm.

El océano y el hielo, junto a la actividad volcánica han generado el efecto escalonado que se puede apreciar hoy en día

LA LEYENDA

Calzada del Gigante

La leyenda dice que había dos grandes gigantes, uno de Escocia y otro de Irlanda y se llevaban fatal. Hasta el punto de estar continuamente lanzándose rocas y de tanto lanzarse rocas se formó el camino de piedras.

El gigante de Escocia decidió utilizar el camino de piedras para acercarse a derrotar a su adversario, pues era más fuerte en el combate cuerpo a cuerpo. Entonces la mujer del otro gigante al ver como este estaba en peligro, decidió disfrazarle de bebé.

Calzada del Gigante

Calzada del Gigante

Cuando el otro gigante vió un bebé tan grande, se imaginó que el padre sería enorme, así que decidió huir. Y lo hizo pisando muy fuerte las rocas,para que se hundieran en el mar y el gigante de Irlanda no pudiera seguirle.