Castillo de Portilla: enclave de los Reinos de Castilla y Navarra


Visitamos la antigua villa fortificada de Portilla de Ibda, popularmente llamada Villavieja, que tuvo un papel militar fundamental en las batallas entre los reinos de Castilla y Navarra.

Hoy en día Portilla es una pequeña localidad que pertenece a Zambrana pero en su día fue un gran punto estratégico en la fijación de la frontera de los Reinos de Castilla y Navarra. La antigua Villavieja se encuentra elevada sobre un cerro a 800 metros y esta rodeada al sur por el Valle del Ebro, al oeste por la Sierra de Cantabria y la Sierra de Urbasa al norte. Posteriormente los habitantes de Portilla descendieron a las faldas del cerro dónde se encuentra el actual pueblo.

Acceso a la Villa medieval de Portilla

Accedemos a Portilla por una carretera pequeña rodeada de cultivos desde Zambrana. En el centro del pueblo hay una pequeña iglesia y paneles informativos que nos guiaran hacia el cerro. El sendero para llegar a las ruinas de la antigua Villavieja no excede de un kilómetro y es de continúa subida.

| Sendero que sube a la medieval villa de Portilla

Ascendemos la larga escalera hasta que a lo lejos comenzamos a ver un gran muro y lo que era la puerta principal a la villa medieval. En la muralla todavía se aprecian los restos de las torres que vigilaban el exterior de la villa.

| Principal entrada a Villavieja

Villa de Portilla

La Villavieja tiene su origen en un poblamiento protohistorico. Cobró su mayor importancia en la edad media, momento en el que aprovechándose del terreno dónde se encontraba se fortaleció por fuertes murallas que defendieron la villa hasta el final de la Edad Media.

| Ilustración que muestra como era la villa en la Edad Media.

Castillo de Portilla

Fue el rey pamplonés Sancho Garcés III quien mando construir el Castillo de Portilla para la defensa del reino de Navarra, ya que era la puerta occidental del reino en el siglo XI. El castillo ubicado en el punto mas alto de la villa es estrecho y alargado adaptándose a la peña como última defensa de la ciudad. Servía de sede al teniente o señor de Portilla, que era quien hacía las veces de rey para su defensa y gobierno.

| Restos del Castillo de Portilla

El acceso a este se realiza por unas escaleras de madera sin peligrosidad. Una vez arriba las vistas sobre el valle del Ebro y las cordilleras que rodean el lugar son impresionantes.

| Vistas desde el Castillo

Iglesia de Santa María

En la Villa también nos encontramos los restos de la Iglesia de Santa María de estilo románico se construyó durante el siglo XIII. Alrededor de la Iglesia se descubrieron restos del cementerio de la Villa, algo típico en la Edad media.

| Iglesia de Santa María, en lo alto el Castillo de Portilla

Decadencia de la Villa

El emplazamiento donde se encontraba Portilla de Ibda le hacía ser casi invencible. Decimos casi porque no fue hasta el año 1288 cuando Diego López IV de Haro, señor de Vizcaya, quiso revelarse contra el rey castellano Sancho IV. El monarca castellano asedio la Villa de Portilla durante largo tiempo hasta que fue tomada.

| Otra perspectiva de la muralla de la Villa de Portilla

Villavieja a partir del siglo XIII formó parte del Reino de Castilla pero tras las últimas batallas, los habitantes de la villa tomaron la decisión de abandonarla buscando mejores tierras de cultivo en el “Arrabal” junto a la actual Portilla.

El estado en el que se encuentra la villa es de un deterioro considerable, como veis en las imágenes, algo que es normal ya que nos encontramos con una fortaleza construida en la baja edad media. Aun así es un estupendo sitio para desconectar, llevar la mente siglos atrás y imaginar como era un día en una villa medieval.

Portilla

| La muralla se unía a la pared rocosa consiguiendo un gran muro infranqueable

Se puede ver que se han hecho labores de mejora del lugar en los últimos años, algo que es de agradecer para seguir conservando el patrimonio de Villavieja durante mucho tiempo.

Como llegar